Ir al menú
Ir al contenido

Q10 - Ubiquinona
Ubichinon Q10

Indicaciones

Abuso de nicotina, abuso de alcohol, estrés, uso de estatina, enfermedades degenerativas, hipertensión arterial, radicales libres, sistema inmunológico, próstata, trastornos cardíacos, fibromialgia...

Descripción

Composición :
100mg coenzima Q10 + lecitina de soja

La ubiquinona o la coenzima Q10 es un derivado de la quinona y emparentado estructuralmente con las vitaminas K y E. Se denominan a las ubiquinonas de 1 a 10 según la cantidad de las unidades de los isoprenos o según la cantidad de los átomos C en la cadena lateral. Por ejemplo, en la levadura de cerveza, Saccharomyces cerevisiae, se encuentra Q6, y en la mayoría de los mamíferos y en el ser humano predomina Q10. Fue encontrado por Fred Crane en el año 1957 y fue aislado de los corazones de vacunos. Karl Folkers desglosó la estructura química y Peter D. Mitchell recibió el premio Nobel en el año 1978 por los conocimientos sobre Q10 en la “cadena de la respiración celular” de esta coenzima.

Ubiquinona puede surtir efecto como un antioxidante en el deterioro oxidativo de las células, porque este puede ser el origen de muchas enfermedades degenerativas (como cáncer, artrosis, reuma, para nombrar solamente algunas). Otros factores, que pueden aumentar la necesidad de Q10 son: estrés, esfuerzo corporal, consumo elevado de nicotina o alcohol y diferentes enfermedades.

Los fármacos contra el colesterol contienen estatinas, que detienen la producción de Q10 que produce el propio cuerpo. Q10 ayuda en una célula humana para transformar el 95% de engería de la alimentación en energía que produce el propio cuerpo; recién ahora es utilizable para el cuerpo. De esto se deduce la importancia de Q10 para el cuerpo y las células. Con la alimentación ingerimos aproximadamente entre 3 y 10 mg de Q10. La mayoría de los científicos recomiendan una cantidad de Q10 de entre 30 y 200 mg al día como suplemento dietético.

Ya que con los años la demanda de Q10 aumenta y la producción propia del cuerpo disminuye, se recomienda tomar un suplemento dietético que contiene Q10, siendo esencial. Los órganos con una alta demanda energética como por ejemplo el corazón, los pulmones y el hígado, tienen una gran necesidad de esta coenzima, ya que la necesitan con más frecuencia. Se puede encontrar grandes cantidades de Q10 en carne, pescado graso, legumbres, nueces, aceites vegetales, sésamo, pipas de girasol y en verdura como col de Bruselas, espinaca y brócoli. Pero la cocción de estos alimentos puede destruir la coenzima Q10 parcialmente. Por eso una alimentación desequilibrada y devaluada puede provocar una falta de esta coenzima.

Las enzimas son importantes como biocatalizadores en todo el cuerpo. Ellas necesitan oligoelementos y coenzimas, entre otros la Q10 para el máximo desarrollo de su efecto saludable. Se obtiene la Q10 de los alimentos arriba mencionados y a través de la fermentación de levadura o de bacterias especiales. En estudios a doble ciego demostraron que una cantidad de 900 mg de Q10 son bien digestibles y no tiene efectos secundarios.

Me contaron estas experiencias: con 100 mg de Q10 por la mañana antes del desayuno (junto con 900 mg de magnesio) se normalizó la hipertensión arterial, aparecieron menos canas, las personas estaban más vital y volvieron tener más ánimo de seguir viviendo, estaban menos “resfriados” y las mialgias desaparecieron. Junto con la esencia de levadura de arroz rojo volvieron a obtener más rápido valores normales del nivel de colesterol, la diabetes se mejoró y durante la quimioterapia sentían menos efectos secundarios.

Dosis

1-2 cápsulas al día durante las comidas con agua

Imprimir