Ir al menú
Ir al contenido

ACEITE DE NIGELLA
Nigella sativa

Indicaciones

Acné, alergias, angina, antibiótico natural, falta de apetito, asma, asma bronquial, formación de sangre, sistema inmunitario, bronquitis crónica, Candida albicans, preventivo para infarto de miocardio, colesterol, cólicos intestinales, infecciones intestinales, estreñimiento, costra de leche, depresiones, fluctuaciones hormonales, dermatitis, diabetes, diarrea crónia, eczemas, enfermedades de la piel, hemorroides, cansancio, frigidez, impotencia, gastritis, catarro intestinal, gases, úlceras gástricas y del intestino, menopausia, dolores menstruales, neuralgias, osteoporosis, poliartritis, fiebre del heno, esclerosis múltiple, tensiones en el pecho, sinustitis, hiperclorhidria, varices, lombrices...

Descripción

Composición :
Aceite recién prensado en frío o semilla entera molida, cápsula, 100% Nigella sativa oleum / semen

Parte utilizada :
Semillas, aceite prensado en frío

La nigella sativa es una planta de la familia de las ranunculáceas (Ranunculaceae). El género nigella comprende unas 20 especies. Los egipcios antiguos consideraron la nigella sativa como remedio universal. El profeta islámico Mohama escribe en su escrito hadiz: "La nigella sativa cura todas las enfermedades, menos la muerte". Los científicos americanos le atribuyen un efecto regulador del sistema inmunológico. Puede a la vez normalizar y optimar el sistema profiláctico enfermo. Puede tratar muchas enfermedades con el aceite de nigella, sobre todo también diabetes y cáncer. En los EE.UU. se puede conseguir el aceite de nigella desde hace ya bastante tiempo como complemento alimenticio y no como remedio o medicamento. Ahí también realizaron análisis exactos del contenido y de su modo de acción. Confirmaron que el aceite, usado desde hace cientos de años, realmente es un remedio universal. El aceite de nigella es un alimento que no tiene efectos secundarios por lo que se puede consumir como la mamana. En Europa cayó en el olvido como aceite y especia.

En Egipto era importante en la era de los faraones. Lo daban incluso a los muertos porque creían que lo necesitaban en la vida después de la muerte terrestre. De esta manera encontraron una botellita de aceite de nigella en la tumba del faraó Tutankhamón. Científicos islámicos informan que los médicos de cámara de los faraones lo usaron hace más de 3000 años para muchas enfermedades como las enfermedades de la mujer, resfriados, dolores de muela y de cabeza. Sobre todo también cuando uno se sentía débil o tenía tendencias a inflamaciones inexplicables, o para imperfecciones de la piel.

El aceite de nigella contiene muchos ácidos grasos saturados y no saturados como ácido linoleico y ácido gamma-linolénico. Estos son iguales de importante como las vitaminas y elementos minerales e imprescindible para la producción de las hormonas. Comprobaron que tiene un efecto positivo en neurodermitis (véase también aceite de borraja y de onagra común). Las alteraciones de hormonas juegan un papel importante en los problemas de la menopausia. El aceite de nigella puede aliviar estos dolores. Existen estudios que demuestran que nigella sativa puede aliviar los dolores de cabeza. Los campos de aplicación descubiertos hace poco en asma, algergias y a lo mejor en cancer demuestran que cada uno de nosotros necesita los ácidos grasos esenciales.

La nigella sativa es nativa de África del Norte pero las cultivan también en Turquía y en el Oriente. Los frutos se difieren visto solamente por fuera del comino (carum carvi) marrón conocido aquí por su color negro y su tamaño más pequeño. El sabor y el olor también son diferentes. La nigella sativa surte efecto sobre todo con la carvona que contiene el aceite esencial; ésta estimula el estómago pero relaja el intestino y alivia gases. Puede usarlo por la misma razón como el comino para las alteraciones de estómago e intestino, porque fomenta la flora intestinal natural reprimiendo bacterías que provocan enfermedades. Es la razón de neutralizar reacciones alergicas y explica su efecto de aliviar asma, alergias al polen (fiebre del heno), alergias al polvo e infecciones gripales. Las debilidades en el aparato gastrointestinal muchas veces provocan problemas de corazón y circulación; el aceite de nigella sativa también puede aliviar ahí los dolores. Hay que destacar la eficiencia sobre las alteraciones de hígado y bilis. Además fomenta el sistema inmunitario en una aplicación regular. Observaron que puede bajar notablemente el nivel de azúcar en la sangre. Científicos del Cancer Immuno-Biology Laboratory de Carolina del Sur escriben: "Los extractos de nigella sativa ayudan generalmente estimular las células de la médula ósea y leucocitos. Aumentan la producción de interferones, protegen células normales de los efectos deterioros de las células dañadas de virus, destruyen células tumorosas y aumentan el número de las células B que producen los anticuerpos. Todas estas funciones observadas convierten el aceite de nigella en un remedio ideal para la prevención y el tratamiento de cáncer". El uso externo del aceite de nigella es para dolores reumáticos. Investigadores estadounidenses confirmaron el éxito de la aplicación de aceite de nigella sativa.

En la medicina general del Oriente y en Ásia está conocido desde hace mucho tiempo, porque los médicos de Egipto hasta China los usaron para inflamaciones e infecciones causados por hongos. En Alemania también descubrieron la eficacia del aceite de nigella sativa egipto para la salud humana. El inmunólogo de Múnich Dr. med. Peter Schleicher (desde 1986 el miembro más joven de la Academia Mundial de las Ciencias) investigó el contenido y el modo de acción del extracto de nigella sativa en su facultad para la investigación de nuevos tratamientos terapéuticos de enfermedades crónicas. Sus resultados coinciden con los de los compañeros estadounidenses. Escribe: "Con el aceite de las semillas de la nigella sativa llegan los valiosos ácidos de plurirradicales no saturados al organismo, como por ejemplo el ácido linoléico y ácido gamma-linoléico. Éstas hacen posible la síntesis de importantes sustancias que regulan el sistema inmunitario, como la de la prostaglandina E2. El ácido linoléico estabiliza la membrana celular y la prostaglandina baja las inflamaciones. De esta manera impiden reacciones inmunitarias que nos enferman, siendo el desencadenante para muchas enfermedades crónicas. De acné, fiebre al heno hasta cáncer".

Además estabilizan la función de las células T exagerada con el contenido del aceite de nigella sativa, y se suprime la reacción inmune altamente aumentada por los anticuerpos.

La reacción inmune exagerada se normaliza y se reduce la degranulación de los mastocitos. Schleicher probó el aceite de nigella sativa de Egipto en más de 6000 personas. Llegó a la siguiente conclusión: El 70 % de los pacientes se curó de las enfermedades alérgicas. Entre ellas habían alérgicos al polvo y al polen, enfermos con acné y neurodermitis, pacientes con asma y también personas que tenían las defensas en general debilitadas y estaban altamente probenso a infecciones. Por esto aplica el aceite de nigella sativa de forma preventiva para las enfermedades de gripe y constipados. Puede armonizar y optimizar un sistema inmunitario desequilibrado. Este efecto confirma el estudio americano.

Todo esto confirma la eficacia que le fue atribuido a la planta aromática ya en el Oriente para todos los tipos de alergias, inflamaciones, dolores menstruales, depresiones, bronquitis, asma, enfermedades de piel, como neurodermitis, herpes, micosis, trastornos digestivos y problemas de potencia. Ahora podemos entender mejor los acontecimientos mencionados anteriormente, que le pusieron al faraó Tutankhamón en su tumba una botella del más fino aceite de nigella sativa, y que Mahoma, el profeta islámico, dijo que el aceite de nigella sativa curaba todas las enfermedades. Por su efecto amplio es muy valioso en la medicina. Algunas sustancias del contenido interactuan de tal manera que lo pueden llamar remedio general. Cuando compra aceite de nigella fijese en su origen. Solamente la nigella sativa es la auténtica con sus características maravillosas.

Hace siglos también fue conocido aquí en nuestras latitudes. Fue usado contra gases, ictericia, disentería, affeciones del estómago y de los pulmones, para la excreción de orina y para aumentar al flujo de leche de madres que daban de mamar. Lamentablemente cayó en el olvido por la entrada de medicamentos químicos en nuestros países. Pero hoy en día hay cada vez más médicos que recomiendan el aceite de nigella.

La médica de la televisión, Dr. Antje Kühnemann, estaba fascinada de la información sobre el aceite redescubierto. Informó que en China y en la India usaban con éxito el aceite de nigella como un antibiótico natural. Además comunicaron a muchos investigadores y médicos la primera vez el efecto antitumoral en el Congreso Internacional de Cáncer en Nueva Delhi.

______________________________________________________

Dosificación y aplicación: cura de 3-6 meses, 15 minutos antes de las comidas 10-25 gotas (20 gotas = ½ cucharilla de té) en un pan, azúcar o en la salsa de la ensalada; no solo resaltan las características excelentes del aceite sino también el aroma fina del aceite de nigella. Se recomienda una fase de entrada durante 2 semanas con 3x al día 5-10 gotas. Puede tomar esta cantidad después del tratamiento y de forma regular. Puede conseguir aceite de nigella en el mercado en botellas de 60ml, 100ml, 150 ml o más. Una botella de 150 ml es suficiente para una cura de 2-3 meses, incluyenda la fase de entrada.

También puede comprar cápsulas de aceite de nigella. Preste atención a su pureza.

La aplicación ideal: 3 veces al día 1-2 cápsulas antes de comer. Contenido por cápsula: 500 mg. Puede aumentar la eficiencia contra hongos e infecciones en la zona del intestino con el aceite de árbol de té.

Aquí una pelicula sobre la planta:

Dosis

Véase a final del texto arriba

Imprimir