Ir al menú
Ir al contenido

Velas para los oídos
Candela auricolarum

Indicaciones

Los pueblos primitivo usaron las velas para los oídos sobre todo para el apoyo de: presión en la cabeza, zumbidos en los oídos, acúfeno, dolor de oídos, tinnitus, otitis ligera, defectos auditivos graves y debidos a la edad, pérdida repentina del oído, migraña, dolores de cabeza, sinusitis, constipado, problemas o inflamación de senos nasales laterales, tos, trastornos circulatorios del oído y la activación del metabolismo y del flujo de linfa. En la Asia Oriental también las usaron para vitalisar la circulación del flujo energético en el oído y la cabeza. Fomenta la higene general del oído.

Descripción

Composición :
Algodón con cera de abejas pura y hierbas

Parte utilizada :
Algodón con cera de abejas pura y hierbas

La vela de oído es un remedio naturista antiguo de los indígenas de América Central y Norte y Indonesia. Se enriquece algodón puro y no desteñido con cera de abejas natural, propoleo y - según tipo y campo de aplicación - con diferentes hierbas. Su producción es manual. Cada familia de los indígenas tuvo sus recetas propias respecto a las mezclas de hierbas. Me he molestado investigar las preparaciones antiguas de los diferentes pueblos primitivos. También las preparo. De esta manera nacieron mis diferentes tipos de velas para el oído. Doy gran importancia a que las velas estén hechas a mano y solo con productos naturales, como cera de abeja natural y de tenencia ecológica, algodón no desteñido y hierbas de producción ecológica (sin productos sintéticos como parafina o papel de aluminio). Todas las velas están marcadas con un número de lote y certificadas siendo de una productión ecologíca. Esto es una parte de la garantía de calidad. A través de este número puede buscar el origen del contenido hasta su producción. Así tiene la garantía de tener siempre una calidad bueno y que no gotea. El éxito de las velas para los oídos fue indiscutible en aquel tiempo y también hoy los clientes se sienten mejor depués de la primera aplicación, sobre todo se sienten liberados en la parte de la cabeza.

Los pueblos primitivo usaron las velas para los oídos sobre todo para el apoyo de: presión en la cabeza, zumbido en los oídos, acúfeno, dolor de oídos, tinnitus, otitis ligera, defectos auditivos graves y debidos a la edad, pérdida repentina del oído, migraña, dolores de cabeza, sinusitis, constipado, problemas o inflamación de senos nasales laterales, tos, trastornos circulatorios del oído, y para la activación del metabolismo y del flujo de linfa. Las usaron incluso en Asia Oriental para vitalizar la circulación del flujo energético en el oído y la cabeza. Fomenta la higene general del oído.

Surte efecto por un lado a través del calor que se reflecta hacía dentro fomentando la circulación de la sangre, las defensas y la linfa. Por otro lado provoca una compensación de presión en los senos nasales laterales. El efecto de “chimenea” y el calor eleminan las fibras y los sedimentos y disminue la presión en la cebeza para que estemos más equilibrados. El efecto de chimenea produce una baja presión provocando una vibración no notable en el tímpano. Se mueven ligeramente los huesecillos del oído, el martillo, el estribo y el yunque fomentando la elasticidad de los músculos. Esto mejora la transmisión de las audiofrecuencias a la cóclea y mejorando el oído (la mayoría de las personas siente este efecto después de la primera aplicación). Estas vibraciones y la baja presión pueden afectar el órgano del equilibrio. Por esto se recomienda siempre una aplicación en los dos oídos. Podemos encontrar el equilibrio y las discoridas desaparecen. Las velas para el oído son las lineas del yin de la oreja y de este modo fortalezen las defensas. Influye de forma postiva a través de la trompa de Eustaquio en toda la faringe y - según las hierbas - la fortalece más. Las diferentes plantas medicinales pueden estimular el flujo de secreción y proteger las zonas irritadas. Gracias al aditamento especial de las hierbas hay un efecto tranquilizante o uno que revitaliza. Esto fomenta las defensas, tranquiliza el órgano del equilibrio y los estímulos amplificadas son transmitidos al tímpano. La intensidad más grande se alcanza con las velas para el oído después de un masaje de acupuntura de la oreja.

El uso de la vela para el oído es muy fácil. Después de un asesoramiento amplio con un teapeuta la puede usar en casa. Para un uso éxitoso aplicarlas al principio dos veces a la semana (siempre en los dos oídos).

Ofrecemos seis tipos diferentes de las velas para el oído para una aplicación específica, que - según las hierbas - pueden tener diferentes efectos y favorecen la curación.

NATURAL: Efecto muy suave, se puede usar para la higiene del oído, peligros de alergias y profilaxis.

HERBAL: Ruidos en los oídos, depuración y activación del flujo de la linfa, aumentar la circulación de sangre y de la energía, aumentar las defensas, defectos auditivos graves y

debidos a la edad, dolores de cabeza de presión, migraña, masaje de acupunctura de la oreja.

HIERBAS SUECAS: Gracias a la mezcla con las hierbas suecas, efecto más fuerte que la HERBAL.

YIN-YANG: Gracias a las flores especiales de ciertas hierbas surte efecto tranquilizante, para trastornos de equilibrio, reducción de estrés, degana, posoperatorio, profilaxis, masaje con acupunctura en la oreja, también muy suave (oler la segunda vela).

THYMEUCAL: Tos, afonía, asma, constipado, bronquitis (alternando con ajo), resfriado de los órganos respiratorios (oler la segunda vela).

AJO: Focos inflamatorios en el oído, mandíbula y senos, amigdalitis, angina, sinusitis, higiene de oído desinfectante.

Puede pedir los seis tipos de velas en dos diferentes diámetros: 6 mm para conductos auditivos pequeños y normales, 8 mm para los más grandes.

Advertencia: La aplicación no reemplaza al médico y su consulta en casos graves.

Aplicación: Después de limpiar los oídos y un masaje corto de oreja con una buena crema energética, encender la vela. No meter demasiado profundo. Tiene que estar derecha y cerrar completamente, solo así empieza el efecto de chimenea. Fíjese que la vela esté derecha en el oído. Se puede tapar la cabeza con una tela. Otra persona debería sostener la vela. Quitar las cenicas con unas tijeras de mechas de la vela (o pinza bola de té), para que no se corte el efecto de chimenea y para que no caiga cenica. Dejarla quemarse hasta 2 a 3 centímetros encima de la mano que sostiene la vela. Quitar la vela y apagarla con agua preparado. Eventualmente quitar el polvo de hierbas o del humo condensado con una cuchara cerumen - maya (no con bastoncillos de algodón). Masajear con una buena crema energética. Aplicar siempre en los dos oídos uno o dos veces a la semana. Va a estar sorprendido del efecto positivo después de 5 a 10 aplicaciones.

Pregunte a su terapeuta sobre su aplicación correcta. Mientras tanto también hay libros sobre la terapia con velas para el oído. La editorial sanamin le proporciona información sobre los títulos.

Dosis

Al principio 2 veces la semana - después una vez al mes

Imprimir